Termas do Gerês se remonta a la época romana, pero fue en el siglo XVIII cuando D. João V ordenó la construcción del primer establecimiento termal. Las características de sus aguas lo hacen adecuado para el tratamiento de la hipertensión, la obesidad, la diabetes, los riñones y los cálculos biliares, el hígado y las enfermedades reumáticas. El agua es medicinal y potable en pequeñas cantidades diarias.

es_ESES
pt_PTPT en_GBEN es_ESES